martes, 15 de noviembre de 2011

Creación


Definición: Creación, como se explica en la Biblia, significa que el Dios Todopoderoso diseño y dio existencia al universo, incluso a otras personas espirituales y todos los tipos básicos de vida que hay en la Tierra.
En este mundo moderno y científico, ¿es razonable creer que hubo creación?
“Las leyes naturales del universo son tan precisas que no se nos hace difícil construir una nave espacial para volar a la Luna, y podemos calcular el tiempo de vuelo con la precisión de una fracción de segundo. Estas leyes tienen que haber sido establecidas por alguien” (citado de Werner von Braun, quien tuvo mucho que ver con enviar astronautas estadounidenses a la Luna).
El universo físico: Si usted hallara un reloj de precisión, ¿concluiría que tal reloj fuera el resultado de que el viento hubiera juntado algunas partículas de polvo al azar? Obviamente alguien con inteligencia habría hecho el reloj. Hay un “reloj” más magnifico aún. Los planetas de nuestro sistema solar, y también las estrellas de todo el universo, se mueven a un paso o ritmo que es más preciso que el de la mayoría de los relojes que el hombre ha diseñado y fabricado. La galaxia en que se encuentra nuestro sistema solar abarca más de 100.000 millones de estrellas, y los astrónomos calculan que hay 100.000 millones de tales galaxias en el universo. Si un reloj es prueba de diseño inteligente, ¡cuánto más lo es el universo, que es mucho mayor y mucho más complicado! La Biblia describe al Diseñador del universo “como el Dios verdadero, Jehová, el creador de los cielos y el Magnífico que los extiende”. (Isa. 42:5; 40:26; Sal. 19:1
El planeta tierra: Si usted estuviera cruzando un desierto estéril y llegara a una hermosa casa que estuviera bien equipada en todo sentido, y bien surtida de alimento, ¿creería que la casa se hubiera presentado allí por alguna explosión que por casualidad hubiera sucedido? No; usted se daría cuenta que alguien con gran sabiduría la había construido. Pues bien, los científicos todavía no han hallado vida en ninguno de los planetas de nuestro sistema solar, excepto en la Tierra; los datos que hay disponibles indican que los demás son lugares estériles y sin vida. Este planeta es como dice el libro The Earth (La Tierra), “la maravilla del universo, una esfera singular”.
Esta precisamente a la distancia apropiada del sol para la vida humana, y se mueve precisamente a la velocidad apropiada para mantenerse en órbita. La atmósfera de una clase que solo se halla alrededor de la Tierra, está compuesta de gases en la proporción exactamente apropiada para el mantenimiento de la vida. De modo maravilloso la luz procede del sol, el dióxido de carbono del aire y el agua y los minerales del suelo fértil se combinan para producir alimento a los habitantes de la Tierra. ¿Se produjo todo esto como resultado de alguna explosión descontrolada en el espacio? La publicación Science News admite: “Parece difícil concebir que condiciones tan particulares y precisas pudieran haber surgido al azar”. Es razonable la conclusión que se expresa en la biblia en estas palabras: “Por supuesto, toda cosa es construida por alguien, mas el que construyo todas las cosas es Dios”. (Heb. 3:4.)

El cerebro humano: Las computadoras modernas son producto de intensa investigación y de ingeniería cuidadosa. No llegaron a existir “solo por casualidad”. ¿Qué hay del cerebro humano? A diferencia del cerebro de un animal, el cerebro de un infante se triplica en tamaño durante su primer año. Todavía su funcionamiento sigue siendo en gran medida un misterio para los científicos. En los humanos el cerebro tiene incorporada en si una capacidad que permite aprender lenguajes complejos, apreciar la belleza, componer música, contemplar el origen y significado de la vida. Dijo Robert White, neurocirujano: No me queda más remedio que reconocer la existencia de un intelecto superior, responsable del diseño y desarrollo de la increíble relación entre el cerebro y la mente… algo que esta más allá de lo que el hombre ayude a 1
La célula viva: A veces se ha dicho que una sola célula viviente es una forma de vida “sencilla”. Pero un animal de una sola célula puede capturar alimento, digerirlo, librarse de sus desechos, construir una casa para sí y participar en actividad sexual. Cada célula del cuerpo humano ha sido comparada con una ciudad amurallada, con un gobierno central para mantener el orden, una planta para generar energía, fabricas para producir proteínas, un complejo sistema de transportación, y centinelas que controlan lo que se permite que entre. Un solo cuerpo humano está compuesto de hasta cien billones (100.000.000.000.000) de células. ¡Qué apropiadas son estas palabras de Salmo 104:24: “!Cuántas son tus obras, oh Jehová! Con sabiduría las has hecho todas”!


“Dios creó todas las cosas” (Efe. 3:9). Así, pues, todo tiene el mismo Gran Diseñador.
“Todas las cosas vinieron a existir por medio de él (el hijo unigénito de Dios, quien llegó a ser Jesucristo cuando estuvo en la Tierra), y sin él ni siquiera una cosa vino a existir”(Juan 1:3). De manera que hubo un solo Obrero Maestro mediante el cual Jehová ejecuto sus obras de creación. (Pro. 8:22, 30, 31.)

4 comentarios:

  1. Es muy cierto lo que publicaste, es imposible pensar que todo fue resultado de nada y para nada. Lo cual hace pensar que realmente Dios nos creo para algo, pero creo que pocas personas han logrado descubrir para que están en este mundo.

    De cierta manera eso da una pequeña esperanza de que no estamos aqui por arte de magia y que todo lo que hagamos servirá para algo.

    Estamos en una de muchas galaxias que existen en el universo, lo cual si Dios no creó el universo quién y para qué fue? y si existe vida, cosa que es lo más posible, en otros planetas que aún no son descubiertos, tendrán otros Dioses o será el mismo?.

    ResponderEliminar
  2. siempre la gente ha creido en dios como el creador de todo, pero en mi opinion tambien es asi hay cosas que la ciencia ni a podido explicar, ¿Como podriamos explicar los sucesos de hoy? ¿porque concuerdan con pasajes de la biblia?

    ResponderEliminar
  3. «La razón sin la fe está destinada a perderse en la ilusión de la propia omnipotencia». La cuestión social se convierte en «cuestión antropológica
    Claves de lectura de la nueva encíclica «Caritas in Veritate»
    Postedin C,El Observador de la Actualidad,www.elobservadordigital.com,Benedicto XVI,

    ResponderEliminar
  4. siempre existirá la brecha entre la ciencia y dios, a diario aparecen teorías nuevas que nos hacen dudar de lo que hemos creído hasta ahora, pero ahí es donde se prueba la verdadera fe,
    la verdadera fe,no cambia por una teoría.
    hay que permanecer creyendo..si perdemos la fe,,perdemos todo.

    ResponderEliminar